Si te gusta escribir y quieres compartir tus textos .... ESTE ES TU BLOG. Manda tus relatos, cuentos, cartas o cualquier otro género narrativo a cuentocuentoscontigo@gmail.com y si son seleccionados, serán publicados en este blog. (Los textos no deberán exceder de dos o tres caras).

viernes, 7 de abril de 2017

"LA PENA SE HIZO AIRE" (Autora: FLOR MÉNDEZ VILLAGRÁ)

foto: JESUS Mª RODRÍGUEZ 
(Prohibida su reproducción)

En una mano mi mano y en la otra la vela consumida al ritmo de sus pasos. Yo junto a ella, yo y mis pocos años vestidos de fiesta y un abrigo azul claro, porque aún no entendía de suspiros, ni de negros, ni de penas, ni de duelos. Yo niña, solo quería estar a su lado. Ella caminaba en silencio sus penas,  buscando esperanzas  sin soltar mi mano.

            Siempre el VIERNES, viernes de velas, viernes de procesión, de incienso, manolas y  pasos; viernes de familia, de tapas, de torrijas, de bacalao y garbanzos; viernes de rezos, viernes de  primas y de juegos; viernes de caricias que tatúan el alma.

            Al amanecer comenzaba la espera y cuando el redoble de tambores rompía la quietud del alba, se formaba un balanceo suave que iniciaba la marcha, lenta, pausada, por esas calles estrechas que siguen guardando en su suelo miles de pasos, miles de historias y miles de años; por ellas la danza negra puja, reza, calla y sus pies se arrastran formando un coro que solo cesa cuando el paso descansa; por ellas vamos nosotras, con ellos, en SILENCIO, con las manos agarradas.

            Hoy a pesar de mirar desde la distancia que impone el tiempo, siento, aun siento, el calor de esa mano que echo de menos, sus pasos y el murmullo de sus rezos.

Quizá sea esa la razón de que siga viviendo los amaneceres, los redobles, los encuentros, las velas y los inciensos; quizá sea por eso, o por costumbre, o por nostalgia o por deseo; lo cierto es que me siguen inquietando y atrayendo esos OJOS que se destacan en el fondo NEGRO
y me sigue encogiendo el alma la pena que una tuba exhala al aire como un lamentoesa pena hecha aire que a veces hace llorar al mismo cielo.

Viernes, siempre viernes. Viernes de trompetas y tambores. Viernes de sonidos que siguen acelerando los latidos de mi corazón viejo. Viernes de añoranzas y recuerdos, viernes de azul claro y de penas hechas aire igual que la tuba en su lamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuentocuentoscontigo@gmail.com

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *